Venezuela inmersa en la protección de sus recursos marinos

 

océano de Venezuela

 

 

 

Caracas, 8 jun (PL) Venezuela celebra hoy el Día Mundial de los Océanos con una iniciativa que le permitirá conservar mejor sus áreas costeras, aprovechar adecuadamente los recursos marinos y, en consecuencia, garantizar el futuro alimenticio de las próximas generaciones.

 

  Mediante un convenio del Ministerio de Ambiente y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), varios especialistas estudian desde este mes los litorales del país suramericano con el fin de diseñar estrategias en pos del progreso sostenible y contra el cambio climático.
De acuerdo con el oceanógrafo y asesor de ese proyecto, Rubén Aparicio, las investigaciones se extenderán durante los próximos cuatro años y contemplan el inventario de recursos renovables y no renovables, incluido la biodiversidad y los yacimientos de hidrocarburos.
Esos estudios -apuntó- están bajo la responsabilidad operacional del Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar y cuentan con un financiamiento de ocho millones de dólares aportados por el PNUD.
"Se establecerán planes de ordenación y exploración de aguas profundas, que nos permitan crecer en conocimiento de biodiversidad marina y caracterizar ambientalmente todos los espacios marinos que usualmente son objeto de investigación", explicó Aparicio.
Las expediciones iniciaron en las costas del estado de Sucre, cuyas aguas, según el experto, atesoran un gran potencial energético, de alimentos y una rica fauna subacuática.
"Examinaremos todas las potencialidades que hay en el eje pesquero Nueva Esparta-Sucre durante esta primera fase del proyecto, que se llevará a cabo en el segundo trimestre de 2011", dijo, al precisar que trabajo durará 18 meses.
El sondeo abarcará los componentes marinos de los golfos de Paria y Cariaco, así como del Parque Nacional Mochima, con una extensa población de 
tortugas, iguanas, lagartos negros, delfines, ballenas, serpientes y peces, entre otros animales.
En opinión de Aparicio, este proyecto de fortalecimiento de las áreas marino-costeras beneficiará a las comunidades pesqueras porque muchos espacios serán decretados como áreas protegidas que fomentarán la acuicultura y el incremento de las especies.
Es tema de reflexión los océanos y su utilidad para la humanidad que está inmersa en una crisis ambiental por la contaminación de la atmósfera, producto del uso irracional del combustible fósil en los últimos 160 años y una deforestación irracional que está afectando la producción de agua, dijo.
En ese sentido comentó que aunque Venezuela posee las mayores reservas certificadas de crudo en el orbe, con casi 300 mil millones de barriles, el Gobierno apuesta por producir energía limpia ante la problemática del calentamiento global.
Según explicó, el movimiento dinámico de las mareas producto de la interacción con la tierra, propicia oportunidades en algunos escenarios geográficos del mundo para alimentar turbinas que generen electricidad.
Entre otros ejemplos, el oceanógrafo también habló sobre la posible obtención de energía térmica, cuando existe una concentración considerable de altas temperaturas entre la superficie del mar y una profundidad mínima de mil metros.
Esas iniciativas se insertan en los esfuerzos del Ejecutivo venezolano para velar por el uso racional de las riquezas de sus aguas territoriales.
Como parte de esas acciones, las autoridades prohibieron en 2009 la pesca de arrastre en sus mares.
Esa normativa veda el uso de enormes cadenas de las redes y otros dispositivos que destruyen a su paso los hábitats y especies subacuáticas.

Caracas, 8 jun (PL) Venezuela celebra hoy el Día Mundial de los Océanos con una iniciativa que le permitirá conservar mejor sus áreas costeras, aprovechar adecuadamente los recursos marinos y, en consecuencia, garantizar el futuro alimenticio de las próximas generaciones.

 

Mediante un convenio del Ministerio de Ambiente y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), varios especialistas estudian desde este mes los litorales del país suramericano con el fin de diseñar estrategias en pos del progreso sostenible y contra el cambio climático.

 

De acuerdo con el oceanógrafo y asesor de ese proyecto, Rubén Aparicio, las investigaciones se extenderán durante los próximos cuatro años y contemplan el inventario de recursos renovables y no renovables, incluido la biodiversidad y los yacimientos de hidrocarburos.

 

Esos estudios -apuntó- están bajo la responsabilidad operacional del Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar y cuentan con un financiamiento de ocho millones de dólares aportados por el PNUD.

 

"Se establecerán planes de ordenación y exploración de aguas profundas, que nos permitan crecer en conocimiento de biodiversidad marina y caracterizar ambientalmente todos los espacios marinos que usualmente son objeto de investigación", explicó Aparicio.

 

Las expediciones iniciaron en las costas del estado de Sucre, cuyas aguas, según el experto, atesoran un gran potencial energético, de alimentos y una rica fauna subacuática.

 

"Examinaremos todas las potencialidades que hay en el eje pesquero Nueva Esparta-Sucre durante esta primera fase del proyecto, que se llevará a cabo en el segundo trimestre de 2011", dijo, al precisar que trabajo durará 18 meses.

 

El sondeo abarcará los componentes marinos de los golfos de Paria y Cariaco, así como del Parque Nacional Mochima, con una extensa población de 

 

tortugas, iguanas, lagartos negros, delfines, ballenas, serpientes y peces, entre otros animales.

 

En opinión de Aparicio, este proyecto de fortalecimiento de las áreas marino-costeras beneficiará a las comunidades pesqueras porque muchos espacios serán decretados como áreas protegidas que fomentarán la acuicultura y el incremento de las especies.

 

Es tema de reflexión los océanos y su utilidad para la humanidad que está inmersa en una crisis ambiental por la contaminación de la atmósfera, producto del uso irracional del combustible fósil en los últimos 160 años y una deforestación irracional que está afectando la producción de agua, dijo.

 

En ese sentido comentó que aunque Venezuela posee las mayores reservas certificadas de crudo en el orbe, con casi 300 mil millones de barriles, el Gobierno apuesta por producir energía limpia ante la problemática del calentamiento global.

 

Según explicó, el movimiento dinámico de las mareas producto de la interacción con la tierra, propicia oportunidades en algunos escenarios geográficos del mundo para alimentar turbinas que generen electricidad.

 

Entre otros ejemplos, el oceanógrafo también habló sobre la posible obtención de energía térmica, cuando existe una concentración considerable de altas temperaturas entre la superficie del mar y una profundidad mínima de mil metros.

 

Esas iniciativas se insertan en los esfuerzos del Ejecutivo venezolano para velar por el uso racional de las riquezas de sus aguas territoriales.

 

Como parte de esas acciones, las autoridades prohibieron en 2009 la pesca de arrastre en sus mares.

 

Esa normativa veda el uso de enormes cadenas de las redes y otros dispositivos que destruyen a su paso los hábitats y especies subacuáticas.

 

 

 

 

Cortesia de "Prensa-Latina"

Twitter: @entiempolibre

Facebook:www.facebook.com/entiempolibre

Facebook Pages: www.facebook.com/entiempolibreweb

 

 

 

LiveZilla Live Help